Blog

Como acostumbra su madre, Maki Ortiz, se victimiza para golpear políticamente.

Carlos Peña sabe que ya perdió. En una franca muestra de desesperación, el candidato de MORENA en Reynosa, se declara víctima y pide que el INE atraiga la elección local.

Los resultados no le han favorecido al hijo de Maki Ortiz, él y su equipo de campaña saben que la ciudadanía no respalda su proyecto lleno de traiciones y corrupción, por eso, a 15 días de la elección, se tira al piso y hace berrinche.

Después de que su equipo provocará una riña con simpatizantes del PAN durante este fin de semana, este lunes en rueda de prensa dijo que el proceso electoral es una decisión de estado.

Quizá se refiere a la elección de estado encabezada por la complicidad de MORENA y el Presidente López Obrador, desde su elección como candidato que dejó fuera de la jugada a los militantes legítimos del partido, a cambio de una fuerte suma de dinero.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *